Últimas noticias

>

miércoles, 27 de julio de 2022

Hace 15 años abuela de ex gobernador Pastor Salazar Rondón se convirtió en Santa de Cabimas

 





Hace 15 años abuela de ex gobernador Pastor Salazar Rondón se convirtió en Santa de Cabimas


Barinas (Dimas J. Medina) En julio de 2.007 el cadáver de una anciana que llevaba más de 27 años sepultada en el Cementerio Municipal de Cabimas, sorprendió a toda Venezuela una vez que sus familiares decidieron desenterrarla, para sepultarla en un campo santo privado.


Nos referimos a Carmen Felicia González de Rondón, la abuela de nuestro amigo y paisano, el ingeniero Pastor Salazar Rondón, que asombró a todo el país luego de mantenerse intacta una vez que fue desenterrada de aquel viejo y olvidado cementerio.



El propio ex mandatario barinés, nacido en la zuliana población de Tía Juana, explicó que tras el asombroso hecho, la comisión designada por la iglesia venezolana para investigar el caso de su abuela, recibieron lineamientos de El Vaticano.


Como ya es del dominio público, el 19 de julio de 2.007 los familiares de Pastor Salazar Rondón fueron sorprendidos, cuando al desenterrar el cuerpo de la señora Carmen Felicia González de Rondón en el cementerio de Los Laureles de Cabimas, la encontraron intacta después de 27 años sepultada.


Cuando desenterraron a la señora González de Rondón, su pelo, sus cejas, las uñas pintadas de color plateado, su piel y la margarita que le pusieron en sus manos, estaban intactos, es decir, no estaban marchitas.


La abuela del ingeniero Pastor Salazar Rondón, nacida el 8 de febrero de 1.900 en la capital de Nueva Esparta, murió a la edad de los 80 años, el 6 de noviembre de 1.980.


Cuando desenterraron al cuerpo de la señora González Rondon, aquel sorpresivo llamó la atención no sólo de la colectividad zuliana y posteriormente de la opinión pública nacional e internacional, sino que desde entonces ha sido tema de discusión científica y religiosa.


Los sacerdotes que conocieron del caso dijeron que para la iglesia católica, los cuerpos incorruptos son signo de santidad.


IGLESIA 

Dada la connotación que a nivel nacional e internacional tuvo para entonces el caso, la Diócesis de Cabimas designó una comisión compuesta por tres sacerdotes para estudiar el caso.


Por esa razón, el entonces obispo de la Diócesis de Cabimas, William Delgado, manifestó que lo sucedido fue impresionante y sumamente extraordinario, ya que no se puede pasar por alto este caso, por lo que acordó designar una comisión de tres sacerdotes.


Esta comisión envió un expediente con el caso a la Sagrada Congregación de los Ritos en Roma (encargados de los casos de santidad) para que se encargaran determinar las pautas correspondientes


RELIGIOSA

 Carmen Felicia González de Rondón era una persona con un gran corazón, fue la quinta de nueve hermanos, cinco hembras y cuatro varones. Nació en el Valle del Espíritu Santo en Margarita, estado Nueva Esparta. Tuvo cuatro hijos: Clovis Rondón (difunto), Ligia de Salazar (falleció en Barinas a comienzo de 2.013), Carmen de Raven  y Nerva de Núñez.

 

Desde pequeña, sus padres Hipólito Casiano Rondón y Zoila Rosa González, le enseñaron el camino de Dios. Todos los domingos iba a misa y cuando no lo hacía se sentaba frente a un altar con santos que tenía y allí con la imagen de su patrona, la Virgen del Valle y el padre Antonio María Claret, hacía su respectivo rosario. “Era como si no se sentía bien cuando no iba a las eucaristías, le daba como remordimiento de conciencia” recordó su nieta, Beatriz Núñez de Freites.


Su vida pudiera pensarse que fue la de una mártir, siguió a su marido, como juró frente al altar cuando se casó, hacia todos lados.


"Mi padre trabajaba para la Creole, nosotros vivíamos en Margarita y lo enviaron por 6 años para Aruba, hacia donde nos fuimos, porque mi papá se había llevado a mi hermano a trabajar allá y tenía muy mala vida, así que mi madre se fue con todas nosotras para allá como inmigrantes, estuvimos varios días en un barco comiendo papas sancochadas hasta que llegamos. De allí la empresa lo envió a trabajar al Zulia, donde finalmente nos quedamos… vivimos años en Campo Rojo y luego nos mudamos para La Concordia”.


La señora Carmen Felicia murió de un paro respiratorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas