Últimas noticias

>

lunes, 29 de agosto de 2022

Llegan más venezolanos a Nueva York

 






Llegan más venezolanos a Nueva York

Dos autobuses salieron la semana pasada de la ciudad fronteriza de El Paso, en Texas, con destino a Nueva York. El primero, que comenzó su viaje el martes y llegó el jueves, trasladó a 35 venezolanos. En el otro autobús, que salió el viernes, viajaron 18 migrantes de Colombia, Perú, Brasil y Turquía.

La información fue confirmada por El Paso Matters. “Es un viaje que nunca esperábamos experimentar”, dijo Roxeli, una migrante venezolana, a bordo de un autobús de El Paso United Charters. “Era un ambiente duro. Tuvimos que cruzar ríos, selvas, países donde quizás no éramos bienvenidos”, dijo.

A su alrededor, otros migrantes sonrientes se acomodaron en sus asientos, comieron pizza y sándwiches provistos por voluntarios y oraron por su seguridad durante la próxima etapa de sus viajes.

“Por un futuro mejor para nuestros niños, somos capaces de llegar a cualquier parte”, dijo Roxeli, a quien El Paso Matters solo identificó por su nombre de pila, ya que huye de la violencia y teme por su seguridad.

La Oficina de Emergencias de El Paso organizó el viaje, dijo el alcalde adjunto, Mario D’Agostino.


Los venezolanos enfrentan desafíos especiales

Los inmigrantes que son liberados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), a menudo porque han demostrado un temor creíble de persecución en su país de origen, reciben una fecha de audiencia en un tribunal de inmigración cerca de su destino preferido.


En El Paso, los migrantes liberados por ICE generalmente van a albergues en la red de la Casa de la Anunciación, donde permanecen de dos a tres días mientras organizan el viaje para reunirse con su familia en todo el país.

Algunos migrantes que no pueden organizar el transporte terminan sin vivienda en El Paso y otras ciudades fronterizas, porque los refugios para migrantes no pueden brindar refugio por más de unos pocos días.

A diferencia de los inmigrantes de otros países, los de Venezuela a menudo carecen de familias patrocinadoras en los Estados Unidos listas para brindarles alojamiento o ayudarlos con el viaje, dijo Rubén García, fundador de Annunciation House.

Ese fue el caso del grupo de El Paso esta semana.

“Desde nuestro punto de vista, solo queremos asegurarnos de que estamos haciendo lo correcto por las familias que vienen aquí y por el gobierno que establece las leyes”, dijo John Martin, director del Centro de Oportunidades para Personas sin Hogar de El Paso.

Martin dijo que la semana pasada, un pequeño grupo de migrantes llegó al Centro de Bienvenida en el sur de El Paso, un proyecto de la nueva iniciativa El Paso Ayuda que comprende varias organizaciones sin fines de lucro que atienden a personas sin hogar. En tres días, ese grupo de migrantes creció a casi 40, principalmente de Venezuela, dijo.

“El Centro de Bienvenida está aquí para apoyar a nuestra población local de personas sin hogar, pero por definición, los venezolanos que vienen aquí y no tienen adónde ir son personas sin hogar en nuestra comunidad”, dijo Martin.

Allí, podrían quedarse hasta dos semanas, o más si fuera necesario.

“No vamos a echar a nadie a las calles, pero tenemos el objetivo de tener un lugar para que vayan dentro de dos semanas”, dijo Martin.

En el comunicado, D’Angostino calificó el aumento del número de migrantes que llegan a la frontera como una «preocupación humanitaria». El comunicado dice que los servicios de autobús y transporte para migrantes son para mantenerlos a salvo de los elementos y una forma de evitar que los refugios para personas sin hogar del área se desborden.

La cantidad de venezolanos encontrados por la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos en la frontera suroeste se disparó a casi 128.600 a partir de julio de este año fiscal. Eso es dos veces y media más que en todo el año fiscal 2021 que finalizó en septiembre, según las últimas estadísticas de la agencia.

Casi 1.200 de esos encuentros fueron en el sector El Paso, tres veces más que en todo el año fiscal 2021.

Los venezolanos han estado en gran parte exentos del Título 42 , una disposición del código de salud utilizada por las administraciones de Trump y Biden para expulsar a decenas de miles de migrantes que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México desde 2020.

La gran mayoría de los venezolanos que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México se han encontrado en el sector de Del Río en el suroeste de Texas y Yuma, Arizona, según muestran las estadísticas de la Patrulla Fronteriza.

Crisis de desplazamiento

En julio, el Departamento de Seguridad Nacional extendió la designación de Estatus de Protección Temporal para migrantes de Venezuela por 18 meses, a partir de septiembre.

El estatus, que permite a los inmigrantes de países designados residir legalmente en los Estados Unidos temporalmente, se aplica solo a quienes viven en los Estados Unidos a partir de marzo de 2021. El DHS estima que unos 343.000 venezolanos son elegibles para el estatus de protección aprobado originalmente en marzo de 2021 por la administración de Joe Biden.

El Instituto de Política Migratoria en un informe de 2020 señaló a Nicolás Maduro y su antecesor Hugo Chávez por la inestabilidad en el país, en gran parte debido a las fluctuaciones en el mercado petrolero.

“Los venezolanos han experimentado un fuerte declive en sus fortunas económicas, inflación altísima, aumento de la corrupción y persecución política”, afirma el informe.

Más de 6 millones de venezolanos han huido del país por la violencia, la inseguridad y la falta de alimentos y servicios básicos, según datos recopilados por la agencia de refugiados de las Naciones Unidas , que calificó esta como la segunda crisis de desplazamiento externo más grande del mundo, detrás de Siria.

Ese fue el caso de una familia de 10 venezolanos -padres, hijos, nietos y suegros- que hace unos 10 días cruzaron el Río Grande hacia El Paso y solicitaron asilo.

“Decidimos irnos de Venezuela por la situación del país”, dijo una mujer del grupo a bordo del autobús chárter. “Quería que mis hijos tuvieran oportunidades y que mi familia saliera adelante”, indicó.

Antes de partir a Nueva York desde el Centro de Bienvenida el martes, el autobús lleno de inmigrantes recitó el Padrenuestro con el padre Rafael García de la cercana iglesia católica del Sagrado Corazón.

“Que Dios los bendiga a todos y a sus familias que quedaron atrás”, dijo García.

Migrantes en Nueva York

Cinco autobuses con 223 migrantes llegaron a la ciudad de Nueva York el jueves, dijo Shaina Coronel, directora de comunicaciones de la Oficina de Asuntos de Inmigrantes del alcalde de la ciudad de Nueva York. La mayoría de los migrantes eran de Venezuela, algunos de Colombia y otros países, agregó, informó El Paso Matters.

Se presume que cuatro de los cinco autobuses formaron parte de la controvertida iniciativa de Greg Abbott, el gobernador de Texas, para transportar migrantes a Washington, DC y Nueva York utilizando donaciones privadas.

Sacar a los inmigrantes de Texas en autobús es una forma de brindar “un alivio muy necesario a nuestras abrumadas comunidades fronterizas”, dijo Abbott en un comunicado de prensa del 19 de agosto.

Funcionarios de la ciudad de Nueva York dijeron el jueves que no sabían que llegaba un quinto autobús desde El Paso.

“A los migrantes se les proporcionan paquetes de atención y el OEM se coordina con los funcionarios para recibirlos”, dijo D’Agostino en el comunicado. Dijo más tarde que los funcionarios de El Paso se habían comunicado con los funcionarios de manejo de emergencias en Nueva York y ahora están en contacto con la organización no gubernamental que se ocupa de los migrantes.

Coronel dijo que su oficina no ha tenido comunicación con nadie de El Paso.

Utilizando autobuses chárter, Abbott había transportado a más de 7.400 migrantes a la capital y más de 1.500 a Nueva York hasta esta semana, dijo su oficina el viernes. No se sabe que ninguno de los autobuses fletados por Abbott haya venido de El Paso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas