Últimas noticias

>

jueves, 27 de mayo de 2021

¿Debo Prepararme? - Una mirada desde lo humano y la alta dirección.










 


Una mirada desde lo humano y la alta dirección.

MSc. César J. España Guillén

@mentecreativa.ve

 

 

 

 

Muchas personas creemos que las sabemos todas, emprender es fácil, no necesito talleres, cursos, charlas, asesorías, si pierdo dinero vuelvo a iniciar, si sale mal, sale mal o si tengo suerte, son frases que a veces uno escucha por ahí en el ecosistema emprendedor.

 

Pero, No todo lo sabemos.

 

El éxito es una suma de tres importantes componentes: Habilidades, actitud y motivación. Las habilidades comprenden aquellas que por su naturaleza pueden ser técnicas, humanas y tecnológicas.

 

Una habilidad técnica es la que se requiere para dominar o ejecutar una actividad con profesionalismo, ética y sin incidentes, es decir es un conocimiento aprehendido para ejecutar una actividad de manera segura, eficiente y confiable. Por ejemplo, un jardinero debe poseer el conocimiento y la destreza para podar las plantas.

 

Las habilidades humanas son aquellas que nos permiten efectivamente interactuar con los demás, aunque muchas personas no le prestan la debida atención a las habilidades humanas porque las consideran banales, sin embargo son de gran importancia porque son las que necesitamos para trabajar con los demás. En el ejemplo del jardinero, una habilidad humana que utiliza es saber escuchar o el saber ofrecer una solución a un problema de un cliente.   

 

Finalmente, tenemos las habilidades tecnológicas que muchos asocian al manejo de herramientas de computación y ofimática, si no que corresponde tambien al dominio del instrumental de trabajo. En el caso del jardinero, el saber utilizar las tijeras de poda.

 

No todo lo sabemos, lo primero que debe conocer un emprendedor es así mismo, cuáles son sus fortalezas, sus debilidades, ¿qué cualidades necesita prepararse más?, ¿cuáles actitudes debe corregir?, potenciar al máximo sus atributos humanos, técnicos y tecnológicos. Esto exige en el emprendedor la formación permanente y constante.

 

Del mismo modo, una adecuada preparación va a contribuir en gran medida al uso eficiente de los recursos del emprendedor, eso es aprender de las fallas de otros, de las experiencias de otros.

 

Así que la mejor recomendación es ¡formarse siempre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas